Artistas del Marmol: Cesare Lapini, los bustos más…

La Florencia del siglo XIX fue el centro de una escuela de altísima productividad en escultores de calidad, cuyas obras se convirtieron años después en algo muy buscado y cotizado en toda Europa y los Estados Unidos.

Dentro de este grupo de magníficos escultores figurativos de Italia se incluyen artistas como Ezio Ceccarelli (1865-1927), Vittorio Caradossi (b.1861), Filippo Gnaccarini (1804-1875), Vichi Fernando y el gran Cesare Lapini.

cesare lapini busto marmolCesare Lapini nació en Florencia en 1848 y see convirtió en uno de los escultores más destacados de su época, con obras que han marcado y aún marcan una época dentro de los artistas del mármol, incluyendo las obras alegóricas, copias de clásicos y, por encima de todo, bustos.

Estos bustos de Cesare Lapini (o César Lapino) se han vendido y comprado siempre con gran éxito, junto con otras obras de sus contemporáneos en galerías de Florencia al principio, y de todo el mundo después.

Pasó de haber sido en el siglo XVIII un artista que por el valor de sus obras estuvo restringido a la aristocracia y la realeza, pasó después a ser una de las posesiones más deseadas por los burgueses ricos de Gran Bretaña, Alemania, Rusia, Francia y, por supuesto, de los incipientes Estados Unidos.

precio valor esculturasEl trabajo de Césare Lapini estuvo según los grandes analistas muy influenciado por el del escultor neo-clásico Antonio Canova (1757-1822). Tuvo mucho éxito tras exponer una serie de esculturas en la ‘Esposizione Generale Italiana di Torino’ en 1884, con piezas como “Sorpresa” o “Il primo bacio”, que también se volvieron a exhibir en Roma en 1888.

Lapini era ampliamente admirado por la delicadeza y el refinamiento de su técnica, la pátina fina y la calidad emocional con la que impregnaba toda su obra figurativa, sobre todo sus afamados bustos, joyas clásicas del arte antiguo.

La mayoría de sus piezas están actualmente en manos de colecciones privadas, por lo que no es fácil ubicarlas ni poder disfrutar de ellas, a menos que podamos permitirnos este caro capricho del arte.

Hoy en día, aún es posible acceder a alguna de sus esculturas en las grandes casas de subastas, aunque siguen siendo piezas muy raras y difíciles de conseguir, pues son muy deseadas por coleccionistas de alto nivel.

Publicada en Sin categoría