Conocer la historia: La Danza de los 7 velos y los colgajos mundanos…

En la cultura popular, “la danza de los siete velos” se cree que es la danza que Salomé realizó a su padrastro, Herodes, como se describe en la Biblia en Mateo 14:6-11 y Marcos 6:21-28. En la Biblia, sin embargo, la danza no se nombra, y “la danza de los siete velos” apareció por primera vez en forma impresa en las notas de escenario del la pieza teatral de Oscar Wilde, Salomé (1891).

No es una tradicional danza del Medio Oriente, sino más bien un invento occidental cargado de ideas erróneas orientalistas, aunque algunos creen que tienen asociaciones con las antiguas religiones orientales. En el mundo occidental moderno, la danza de los siete velos se asocia a menudo con striptease, aunque algunas bailarinas del vientre realizar interpretaciones más artístico.

como hacer pulseras de bolas de colores

Otros lectores de este artículo también visitaron:

  • prestamo personales
  • prestamo nomina
  • creditos online sin nomina
  • prestamos estudiantiles
  • prestamo ya
  • tarjetas de credito online
  • intereses prestamos personales
  • interes prestamo personal
  • prestamistas particulares
  • intereses de creditos personales
  • simuladores prestamos personales
  • solicitar credito personal
  • credito personal online
  • prestamos en efectivo
  • La danza de los siete velos se ha presentado como un tema para el arte y la literatura desde que la obra teatral de Oscar Wilde apareció por primera vez. Es el clímax de la ópera de Richard Strauss Salomé, basada en la obra de Wilde. Mujeres jugando Salomé a través de los años han realizado memorables y, a menudo escandalosas versiones de la danza. En la danza de los siete velos, la bailarina se inicia el baile con siete velos y los elimina uno a uno mientras baila, a menudo, pero no siempre, poniendo fin a la danza desnudos o casi.

    Enlaces Relacionados más visitados por los lectores:
    Trabajo de fisioterapeuta en una clínica de fisioterapia
    Empleo de contable, contador público o responsable de contabilidad
    Pruebas de acceso a plazas de funcionario y sector público
    Empleo como oficial de policía: acceso a las plazas disponibles de funcionario
    Empleos de guía turístico y destinos especializados
    Trabajar como maquilladora personal de un famoso o de Televisión
    Trabajar como asistente personal de un famoso o cocinero…
    Walmart Oportunidades de empleo
    Empleo: industrias actualmente contratando puestos…
    Nueva tienda Zara online: Ropa y complementos
    Tiendas ZARA: el poder de la Moda

    Algunos han afirmado que la danza de los siete velos tiene sus raíces en un antiguo mito acerca de la diosa Inanna sumeria o la diosa babilónica Istar. En este mito, la diosa desciende a los infiernos y debe pasar por siete puertas en su viaje, en cada una de las cuales ella debe entregar una joya o un símbolo de su realeza. El número siete fue significativo para los antiguos, ya que es el número de cuerpos celestes visibles a simple vista sin telescopio: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Júpiter. Por lo tanto, hay siete dioses de muchas religiones antiguas, y el número siete aparece en muchos mitos y sistemas de clasificación.

    Los místicos modernos día ven la danza de los siete velos y la historia del descenso de Inanna como una metáfora de la iluminación, derramando “velos” de la ilusión en el camino a la profundización de la espiritualidad de la autorrealización. La idea de “los siete velos de la experiencia mística” en realidad es anterior a jugar de Wilde. Estos “siete velos” son, en orden, los sueños, la Razón, Pasión, Bliss, el coraje, la compasión y el Conocimiento. Otros lo confunden con el velo islámico, el de la polémica en los colegios.

    En su novela Skinny Legs and All , Tom Robbins ofrece una interpretación similar pero actualizada de la danza de los siete velos. Con cada velo que se quita la bailarina, una ilusión mundana diferentes se va haciendo añicos. De manera memorable, la bailarina en la novela de Robbin se quita el velo que cubre su ingle y guarda la primera tapándose la cara y la cabeza, sugeriendo con ello, que la danza no trata verdaderamente de una excitación sensual, sino de un más material derramamiento de cuelgues mundanos. Sólo eso.

    Please follow and like us:
    Posted in Sin categoría

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *