Leche de Cardo Mariano: Remedio natural para problemas de higado

Dentro de los remedios naturales para los problemas de hígado, una de las estrellas es el llamado cardo mariano (silybum marianum). Una planta corta, ancha y espinosa, este cardo mariano ha sido por siglos la fuente de un remedio herbal muy popular y ampliamente utilizado para apoyar las funciones saludables del hígado.

Se trata en muchos lugares de una especie invasora y que, irónicamente, pueden resultar en su estado natural, muy tóxicos para el ganado que pasta por el campo. Pero hay muchos productos naturales a base de esta hierba que se pueden comprar online. Mira algunos:

leche de cardo mariano

Las semillas, sin embargo, son otra cosa. Son las que contienen un complejo compuesto de flavonolignanos (flavonoides y algunos lignanos), además de silibinina, silidianina y silicristina, que se conocen colectivamente como “silimarina”.

La silimarina y sus componentes son una de las esperanzas terapéuticas, y están sujetos a investigaciones en curso y muchos ensayos clínicos. Los más recientes estudios han confirmado que los componentes activos en el cardo mariano tiene efectos hepatoprotectores, o lo que es lo mismo, que ayudan a proteger el hígado contra los daños causados por agentes tóxicos o patógenos.

Los primeros experimentos con animales han demostrado, por ejemplo, que la leche de cardo silimarina, tras ser administrada puede reducir el daño hepático por acetaminofén (Tylenol), del exceso de hierro, del alcohol –cirrosis– y por el tetracloruro de carbono.

Además, los modelos animales sugieren que los componentes de la leche del cardo mariano pueden reducir significativamente el estrés oxidativo y reducir los efectos de la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer.

remedios cardo marianoLa silimarina también puede ejercer otros efectos neuroprotectores, como fomentar una piel sana: la silimarina en uso tópico se usa para reducir el daño en la piel contra las quemaduras e inhibir fotocarcinogénesis inducida por la radiación UVA. O sea, que nos ayuda a prevenir los daños del exceso de sol en la piel.

Como decíamos antes, también hay datos en pacientes humanos con cirrosis y casos de hepatitis, aunque los resultados dejaron alguna ligera duda. También un ensayo clínico reciente concluyó que la leche de cardo mariano puede reducir la toxicidad hepática asociada con la quimioterapia en tratamientos contra el cáncer.

Y por si fuera poco, la silimarina aseguran ser beneficiosa en  casos de intoxicación por amanita phalloides, o sea en casos de intoxicación por setas venenosas… Aunque hay personas sanas que usan estos cardos para desintoxicar el cuerpo, para eliminar toxinas, por ejemplo tras una resaca, o en el uso de medicamentos agresivos.

Muchas personas nos preguntan dónde comprar este remedio natural. Y la verdad es que el cardo de leche se puede comprar en herboristerías, tiendas on line de dietética y suplementos nutricionales, en outlets de farmacia, en nuetra tienda virtual, y vienen preparados para la venta en una variedad de formas distintas.

Los ingredientes activos también se pueden extraer con alcohol para producir una tintura, o píldoras y pastillas que se pueden preparar usando las semillas.

También puede tomarse en infusiones, ya que el té de cardo borriquero se puede comprar o hacer en casa a partir de semillas que se venden a granel. Pero los puristas aseguran que los ingredientes activos se pierden y pocos son aportados al organismo si lo tomamos como infusión.

Sobra decir que todos debemos consultar a nuestro médico de confianza antes de tomar cualquier producto. Y también tener en cuenta que no todos los productos derivados del cardo mariano son iguales. Hay distintas calidades, y siempre recomendamos comprar las marcas de mejor calidad y confianza.

Pocos efectos secundarios fueron reportados por el uso de extracto de semillas de cardo mariano, si cápsulas o comprimidos a veces puede causar irritación del estómago. Un efecto laxante suave se ha informado también, pero a menudo es un efecto del tratamiento deseado.

A pesar de su relativa seguridad, las precauciones habituales se aplican para las mujeres embarazadas y a lactantes y a todos los que toman medicamentos por estar en tratamiento médico. Y muy en particular, a todas las personas que toman remedios o medicación contra las alergias, estatinas, ansiolíticos o anticoagulantes.

Otros artículos recomendados:

Comentarios cerrados.