Cantidad y Calidad - Actualidad Notizalia

CANTIDAD Y CALIDAD SE DIERON CITA EN LAS JORNADAS GASTRONÓMICAS DE PRIMAVERA 2001 DEL HOTEL MONASTERIO (Homenaje a tiempos mejores y al genial José Antonio Garmendia)

Coincidiendo con la presentación de sendos y respectivos libros de Jorge Prádanos y José Antonio Garmendia, y dentro de las tradicionales Jornadas Gastronómicas que se celebran regularmente en el Restaurante Las Bóvedas, se reunió en el Hotel un nutrido grupo de amantes de la literatura sabrosa y de la cocina de novela. El Cheff Joaquín Ramírez nos ofreció un botón de muestra de la nueva carta de este magnífico restaurante portuense.

Tanto el propio Las Bóvedas, que sigue maravillando con su arquitectura, como el adyacente Salón Monasterio estuvieron abarrotados durante ambas noches de Viernes y Sábado, sirviéndose un amplísimo menú a un precio, una vez más, muy atractivo. Un servicio atento y muy a la altura de las circunstancias, atendió a la marabunta de jornaleros gastronómicos con prontitud, agilidad y simpatía.

Estos menús de degustación se ofrecen a todo el público en la posibilidad de degustar varios platos en la misma comida, de forma que pueden hacerse una idea del amplio abanico de la oferta del restaurante. dándose la particularidad que los vinos son aportados por la firma local Bodegas Caballero.

Cuando llegas y lees el menú, da la impresión de ser mucha comida, especialmente para la cena, cosa que parece confirmarse con los entrantes, aunque luego, afortunadamente, queda en platos tipo degustación de un tamaño justo. Y lo mismo con la bebida: primero fino, luego blanco, después tinto y, con el postre, moscatel.

Se comenzó con un surtido de patés, los ya emblemáticos Erizos de Mar Rellenos y Gratinados, y unas Tortitas de Ave de Corral con un sabroso acompañamiento tomatero. De segundo, y para desengrasar, una ligera ensalada de pimientos y gambas, todo ello gratinado, como los erizos pero a la holandesa.

Llegó el primer plato fuerte, unos filetes de lenguado rellenos con jamón y puerros, con una salsa de…. que vino a confirmarnos que seríamos capaces de degustar el menú al completo, por ser este muy ligero sin que ello significara ausencia de sabor.Y lo mismo con el maigret de pato con manzanas: dos tajadas jugosas acompañadas de manzanas asadas que nos dejó listos para afrontar la tarta de chocolate y frambuesas con la ya mencionada copita de moscatel.

Después del café y el licor (digestivo, dicen algunos), el lugar invitaba a la tertulia, además que entre la presentación de los libros, y la prueba del menú gastronómico, la sobremesa se prolongó un buen rato. Y si el licor y la charla nos echó una mano en las labores digestivas, un buen paseo por las calles de El Puerto, aprovechando una noche preciosa, fue el colofón necesario y definitivo antes de irnos definitivamente a dormir y llevarnos el mejor de los recuerdos.

adaptador silla de ruedas

motor carrito bebe